Datos personales

Mi foto
© 2012 http://elrincondelaluna-lunaroja.blogspot.com.es/

lunes, 13 de enero de 2020

Ay amor

Ay amor...
Se hizo un hueco 
como si los arañazos del deseo
escarbaran
un espacio desconocido.
Y ahí estaba tu fragilidad
Pequeña y escondida.
Una ínfima mirada
que encendió la oscuridad.

Desde el arco de tus cejas
ibas brillando.
Ahora lo sé.
Buscábamos lo mismo.
Creímos en el juego
de la amnesia,
de esa memoria herida
tambaleándose.
Sin embargo,
La fragilidad de la piel
hizo estragos
en los surcos de la palabra.

Y tú,
Que me mirabas
como si me besaras
te quedaste atrapado
en el recodo pequeño
del que no quise
que te fueras.

Ay amor…
se hizo un hueco ahí,
donde los arañazos del deseo
dejaron su marca
en nuestros ojos,
en el ancho mar de gozo.
En todo lo que en definitiva
quise decirte.



viernes, 3 de enero de 2020

Boceto

La noche ruge su negra furia
sobre el firmamento
y un ángel de piedra
llora contra el muro del mundo.

Para limpiar
tanta palabra amontonada,
busca los gestos de amor
de un dios exhausto.

Una migaja
sobre las huellas,
la última lágrima
que no se lloró
y la temblorosa rendición
del animal que acecha.


lunes, 23 de diciembre de 2019

y otra vez Navidad

Otro año que acaba, y que me deja la alegría de haber compartido tanto con tod@s ustedes.
Tantas letras, relatos,comentarios,opiniones,versos... enriqueciéndome cada día un poco más.

Gracias a l@s que dejaron un saludo,en mis espacios, Facebook, whatsapp y por aquí.
Es un lujo recibir tanto cariño...

Dejaron su huella en forma de tarjeta ...

MARÍA DORADA   (su fuego y calidez)


ALMABAIRES  ( su amor e incondicionalidad, belleza e inteligencia)



GINEBRA BLONDE  ( pura magia y generosidad)





 DEMIAN   ( el hombre que ama al mar, el del abrazo)



CARMELA  ( belleza en imagen, dulzura y cariño)



 AURORATRIS  ( la luz de la suavidad y la elegancia, el cariño a manos llenas)



 LAURA  ( mi niña que me llega al alma)




DULCE   ( el león que ruge en la sombra, con tanta elegancia)



Y gracias también a  Ernesto, Nocturno, Kasioles, Verónica, y tantos otros que ahora no recuerdo...

GRACIAS INFINITAS A TOD@S POR TANTO!

sábado, 14 de diciembre de 2019

Mínimas V

Es la piel que dejó de ser.
La que tiembla
inacabada, sin caricias.
Tal vez
haya que descifrarla.


Se quedó desnuda
en la sombra
cuando guardaba silencio
entre tulipanes rotos.


No niego a la muerte.
Es otra certeza,
un puño sangrante.
Mi corazón cerrado.
Tinta helada derramándose.



miércoles, 4 de diciembre de 2019

MARU QUEMA SUS NAVES ( con sus locas a cuestas, obvio)

 Siguiendo en la línea de reediciones, aquí traigo este relato que me encantó escribir y con el que me divertí muchísimo.

( Aviso que vas a leer palabras muy explícitas, mis locas y yo no concebimos hablar de sexo o hacer el amor con metáforas )

Hoy iba a ser el día.
De pié, frente al espejo me probaba la ropa y la descartaba con la misma rapidez.
Estaba tan nerviosa y excitada que sabía-sin haberlas oído aún-que iba a ser un “día de locas”.
Por qué? Porque iba a encontrarme con él por fin.
Nos habíamos conocido por Internet hacía unos cuantos meses y nos separaba solo un teclado ( y además, veinte años de diferencia en mi contra…estaba loca?)
Pero, contrariamente a lo que se suponía que tenía que hacer, me había rebelado contra todo lo previsible, concreté un encuentro- un café, en principio- y aquí estaba, histérica, intentando encontrar una ropa que me hiciera: joven, atractiva, sexy , flaca y sobre todo que me hiciera sentir cómoda.
Por eso estaba tan tensa…qué me iba a poner? Me miré fijamente al espejo con la mente en blanco, y ese mínimo instante de vacío fue suficiente para que desde mi lóbulo parietal izquierdo se asomara sin ningún pudor ni ridículo, la Ordinaria. – Che, vestite de una vez y dejá de mirarte al espejo como una boluda. No ves lo buena que estás? Elegí la ropa que te marque bien las tetas y ese culazo que tenés y andáte “shá”.
Cerré los ojos y pensé- mmmmm… ya están aquí!
La Oscura, que esperaba con libidinosa paciencia en el lóbulo opuesto, no se hizo esperar y me soltó sin anestesia: -Nena, ponte ese vaquero negro que te calza perfecto y esa camisa blanca que sabes que a él lo enloquece, que es su fantasía poder verte desnuda con la camisa puesta, y que además te hace unas tetas preciosas. Ah! Y sin sujetador…obvio!
Me puse el pantalón negro que en efecto me encantaba como me quedaba, me saqué el sujetador y me probé la camisa, analizándome con lupa de frente y de perfil  en el espejo.
Mmmm…no te hace las tetas un poco caídas? Vas a salir con esa pinta?- me ladró la Neura empezando a irritarse, pero la Niña saltó en mi defensa y me tranquilizó: -“estás preciosa, suéltate el pelo, píntate los labios y vete.
Basta! Dije en voz alta, recogí mi bolso, la chaqueta sobre los hombros, me solté el pelo y salí al encuentro ocultándome detrás de mis gafas de sol.
Llegué al bar con unos minutos de antelación y me senté cerca de una ventana. Pedí un café y empecé a mirar a todos los que entraban. Me iba relajando a medida que imaginaba como sería el encuentro. Las miradas, la piel, las sonrisas…lo habíamos pensado tantas veces!
Saqué mi espejito y me miré.
-Estás cachonda nena! soltó la muy Ordinaria.
-Cachonda no, loca! espetó la Neura sibilinamente.
-Yo no te digo nada…pero sientes como se moja tu sexo de solo imaginarlo? Soltó acertadamente la Oscura.
-Déjenla en paz- dijo la Niña con esa madurez e inocencia que solo ella tiene.
Cerré el espejo de golpe, y todas se callaron a la vez, justo en el momento en que levantaba la vista y lo vi entrar, quitándose sus gafas de sol mirando hacia todos lados buscándome.
De pronto sentí que estaba en el lugar adecuado. Su aspecto algo desvalido hizo que mi corazón latiera de alegría.
Me levanté y él me rodeó en un apretado y amoroso abrazo. Me encantó su figura, su tacto, su olor. Cómo me miraba directamente a los ojos. Reconocí esa mirada que prometía pero que también deseaba.
No podía pensar! Las locas se habían callado por fin! Estaban mudas y encantadas! Esto empezaba bien!
Entonces me dediqué a disfrutar relajadamente de la charla, de las miradas, de esos mínimos roces, de esa tensión sexual que iba creciendo y se disparaba cuando nos reíamos o nos mirábamos en silencio. Me olvidé de los años que nos separaban, que se iban diluyendo con el roce casual de las manos o mirando su dedo índice que hacía círculos alrededor de la taza de café. (-Quiero ese dedo sobre mi clítoris- me susurró la Oscura al oído).
A medida que pasaba el tiempo la extraña y palpable sensación de deseo inevitable que crecía entre los dos se resolvió cuando adelantando el torso por encima de la mesa  clavó sus ojos en mi boca y me dijo- “quiero follarte”- y yo supe que todo culminaría de la manera que tantas veces habíamos imaginado.
Asentí. Húmeda y deseosa. Dentro de mi cabeza se oyó un murmullo generalizado, algunas risitas, toses y suspiros…Hice oídos sordos a mis locas, y salimos del bar para subir a un taxi que nos llevó hasta su casa.
Entramos en silencio, la tensión era palpable. Me tomó de la mano y me hizo entrar en el oscuro salón. La puerta se cerró y sentí como él se alejaba.
Apoyé mi espalda contra la pared y dije su nombre. Se encendió entonces la tenue luz de una lámpara que iluminó su delgada silueta sentada en un sillón. Me miraba y movía suavemente sus labios.
-Me voy a morir de placer- pensé.
-No te vas a morir ni de coña, te lo vas a “foshar” enterito, y si te morís que sea  de correrte como una bestia- me ordenó la muy Basta en pleno apogeo de ordinariez.
-Abrete la camisa, descúbrete los pechos, el que se va a morir  es él cuando vea como tienes los pezones- susurró la Oscura, ya muy caliente.
La Neura protestaba por mi inconsciencia, mi irresponsabilidad, mi falta de vergüenza…y la Niña estaba tan distraída con todo lo que sucedía que no dijo nada.
Cuando desabroché mi camisa y mis pechos quedaron descubiertos, en dos zancadas lo tuve a un centímetro de mi boca. Oscura de un empujón me pegó a su cuerpo y busqué su boca generosa, tan sexual y caliente moviéndose al ritmo de la mía.
Me acarició los pechos, besó mi vientre, y girándome contra la pared se pegó a mi espalda acoplándose a cada curva de mi cuerpo.
Nos buscamos las bocas, la piel, los sexos con deleite, con el deseo liberado, con el ansia de no dejar sin besar cada espacio que íbamos descubriendo.
Una vez más dejé de pensar, me dejé llevar por ese camino sin retorno, ávida, caliente y feliz. Disfrutando de cada centímetro de esa piel tan ansiada, de su boca tan voraz que me devoraba golosamente, que vibraba sobre cada poro de mi cuerpo.
Mis locas se retiraron mudas.
Agradecí internamente ese silencio porque solo quería escuchar el sonido de los besos, de nuestras lenguas en duelos interminables, de su boca en mi sexo arrancándome los orgasmos más increíbles, y de la mía besando y lamiendo su pene con deleite, acariciándolo con la lengua y con mis manos.
Entonces me hizo girar y me acosté boca abajo, levanté las caderas y mi trasero sosteniéndome con las manos. Besó mi espalda y sus dedos expertos se perdieron en mi sexo.
Cuando por fin me penetró, la Ordinaria no pudo aguantarse y me gritó. –madre mía, por favor, metémela toda, esta sí que es una “posha” impresionante! Qué más querés boluda! Querés todo, que te parta, dáselo todo!
-Oh, mira como está de cachondo, disfrútalo enterito para ti cariño, es todo tuyo, gózalo, disfruta de tu cuerpo, mira como se pone con solo lamer tu coño! Eres tú, caliente y hambrienta la que lo vuelve loco!- murmuraba la Oscura, corriéndose una y otra vez.
La Neura había desaparecido por fin, no se manifestaba, y yo no quería ni acordarme de ella, y la Niña…ella solo se dejaba llevar y disfrutaba del momento, entregada y feliz…ella sí que sabía!.
Sus jadeos atravesaban mi piel como pequeñas agujas de placer anunciando que se iba a correr y yo quería verlo. Entonces giré mi cabeza y vi el momento preciso en que apretando sus labios y clavando sus ojos en mi, se hundió con una profunda embestida y se corrió por fin liberando todo el aire de su pecho.
-Mastúrbate y córrete otra vez- me ordenó Oscura gimiendo en mi oído y yo obediente estallé una vez más en otro orgasmo increíble, sintiendo aún su verga dentro de mi.
La Ordinaria aplaudía diciéndome:- Diosa!! Sos lo más! Lo dejaste muerto vos a él! Esto es un polvo! Esto es “foshar” como dios manda!
La Neura se asomó una décima de segundo con cara de culo y me dijo:- estás loca, no tienes vergüenza, una mujer de tu edad con ese chico…blablablabla…
En ese momento la mandé a la mierda y me enredé nuevamente en la piel lujuriosa y caliente de ese hombre que me había devuelto a la hembra que había perdido. Hembra con hambre de hombre.
Nos besamos y nos tocamos sin querer dejar de hacerlo. Enredados, susurrándonos esas palabras que nos conectaban y nos volvían a encender una y otra vez en esa noche increíble.
Mientras lo miraba fumar en la cama lo besé por enésima  vez, me levanté, me puse la camisa blanca, y me asomé a la ventana dándole la espalda. Sabía que era su imagen favorita, mi culo asomando debajo del borde de la camisa.
Mentalmente les rogué a mis locas que por favor, por esta vez, me dejaran “SER” Maru, la hembra, la hambrienta, la desnuda, la libre, la feliz.
Y por una vez, todas me hicieron caso.

( La versión oficial de esta historia ... es solo nuestra.)





sábado, 23 de noviembre de 2019

Porteñita

Después de vos
cubriré los espejos
como Greta Garbo
para no ver
como se empañan
mis huesos
tras tus huellas,
o como te hacés niebla
sin remedio
al intentar
humedecer mis labios
con tu ausencia.
Volverán los años
a marcar mis pechos
donde antes
hacías río de mi carne.

Sos la memoria
entre mis piernas
aunque haya sido yo
la del adiós temprano
y ya no estés aquí 
para salvarme.
Sos el que rescató
mi piel de las derrotas
anclándome a tus ojos
y a tu lengua,
y ahora estoy hambrienta
y malherida
sin sentir que me tocás
para quedarte.
Y aún latís
en mis entrañas
como  aquellas
tardes perezosas
del hirviente verano
en Buenos Aires,
cuando el sudor
brillaba
en nuestras pieles
y sabías
habitarme
con tu aliento.

(Después de vos
cubriré los espejos)


(Reedición de un poema ya publicado)


jueves, 14 de noviembre de 2019

Inspiración

El aire
golpea a tientas,
y desde el rincón
de la casa
se oyen palabras
buscando la grieta
que en el verso
crece.
Recojo una a una
las huellas
mientras la vida
insiste
en desordenar
las heridas.
Sostengo la mirada
de la certeza
y finjo por un instante
que todo lo vivido
fue para salvarme.

A veces sale el sol
y no sé
como escribir este arrebato,
este chorro de luz
que me ciega
de plenitud.
La musa errática
abre los ojos.



lunes, 4 de noviembre de 2019

todo lo demás es miedo

Hay ángeles
detrás de las piedras
que están callados
(o muertos)
No responden
al ruego
del que lo olvidó todo.
Gota a gota
Se fue vaciando
toda la memoria.
No hay lugar
donde salvarse.
No hay lugar
para el respiro.

La noche
cae a cuchilladas
sobre los techos.
No hay más que silencio.
No hay más que frío.
El pecho se desangra
como un alma,
desgarrada a pedazos
por un lobo hambriento.
(No grites miedo.
No respires angustia)

La rígida sospecha
se aprieta
contra el muro
rindiéndose  implacable
al abismo,
en este infinito
que no tiene cielo.



( Imagen de la fotógrafa Francesca Woodman, recogida en Google)