Datos personales

Mi foto
© 2012 http://elrincondelaluna-lunaroja.blogspot.com.es/

viernes, 30 de agosto de 2013

Entretelas

Cuando escucho 
a mi corazón
(espiga de terciopelo)
someterse a la duda,
pongo el alma
en el cajón pequeño
del recuerdo,
donde los rezos de la tarde
dibujan mapas
y los caminos
siempre conducen
al olvido.

Recostado en la arena
de mi fantasía
(descalza y turbadora)
el tiempo aletea
con escamas de plata
su cola estelar
de cometa.
Y desde el fondo
impreciso
es feroz el latigazo
sangrante
de mis alas rotas.

Oigo el manso cristal
quebrado de luto
(sombra y alas de cuervo)
deshacerse en lluvia
sobre los cerros negros.


14 comentarios:

  1. Hermoso y tenebroso poema con el que recorres, descalza y turbadora, un campo lleno de espigas de terciopelo huyendo de los pájaros negros que persiguen al hombre.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. El temido olvido y sus oscuros caminos. La construcción de este poema, más largo que de costumbre en este blog, me sugiere una profundidad incierta pero llena de vida. Angustia? Liberación?
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicos,es un placer como siempre verlos por aqui! Estoy colgando de a poco y dosificando,los viejos y nuevos trabajos, asi van en una especie de armonía,sin ninguna pretensión.

    ResponderEliminar
  4. El tiempo aletea mientras tú tienes las alas rotas... un poema melancólico e intenso como los que me gustan a mi.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. Por el nombre ya sabía que lo había leído pero ahora me parece más triste y descorazonador, como si con el tiempo se hubiese vuelto más intenso. Brava. Besitos, Ale.

    ResponderEliminar
  6. El corazón es el que manda. Si aparece el olvido es porque ha ganado la razón.
    Melancolía en tus versos, Luni.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola lunaroja. No te visitaba hace tiempo y encontrarme hoy con la fuerza de esta poesía me ha dejado pensativo, pero despierto en lugar de triste. Digamos que me ha puesto al acecho...

    Muy buena!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tristeza infinita encuentro en este poema. Esas alas evocan una ruptura, un sueño caido.
    Muy bello, querida lunaroja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Lúgubre y triste...espero que sólo sea eso, un poema preotoñal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Ana,tú sabes que es mi tendencia cuando escribo poemas..es casi inevitable ese tono..

    ResponderEliminar
  11. Vengo hasta aquí para devolver con mi agradecimiento todo el apoyo, las palabras de ánimo, el cariño y la cercanía que me has aportado con tus comentarios en mi blog. Tus palabras y las de todos los que me han comentado han sido para mí un bálsamo que reconfortaba mis pesadumbres en este verano un tanto desapacible. Es por eso que repito este mismo mensaje en cada uno de los blogs que tengo a bien en visitar.
    Aún quedan problemas y asuntos por resolver pero lo cierto es que todo va mejorando. Espero volver pronto a conseguir la normalidad completa en mi blog y poder seguir los vuestros.
    El 31 de agosto se casó mi hija Cristina y he querido dejar un pequeño reportaje fotográfico en mi blog de esa jornada festiva y emotiva.
    Os he sentido muy cerca y eso siempre lo agradeceré.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar