Datos personales

Mi foto
© 2012 http://elrincondelaluna-lunaroja.blogspot.com.es/

domingo, 19 de noviembre de 2017

El éxtasis de Verónica

Recuperando este relato, gracias a la memoria de Auroratris,que lo recordó como uno de los que más le había gustado cuando comenzamos a leernos. Para tí Auro!
Es un relato que escribí con muchísimo cuidado para lograr decir todo lo que quería significar.
Un abrazo a todos!


                                                            I

Acaba de amanecer, y los primeros rayos de luz se cuelan a través de los vitrales de la capilla silenciosa.
Arrodillada en uno de los bancos, con la frente apoyada en sus manos entrelazadas , una delgada figura reza.
La hermana Verónica acude todos los días a la capilla del convento y su juventud destaca como una luz brillante en ese frío espacio consagrado a la oración. Se arrodilla sumisa en un banco y oculta el rostro entre sus manos, entregándose a sus rezos repitiendo los salmos aprendidos que resuenan fervorosos como letanías.
Pero a pesar de su concentración no puede evitar que sus ojos se claven una y otra vez, día tras día, en el ángel que asoma entre los santos de una de las sagradas imágenes que adornan la iglesia. Una rubia figura cubierta tan solo por un paño blanco entre sus delgadas piernas y cuyos brazos se unen amorosamente en el centro de su pecho pálido, casi transparente, con los dedos de las manos entrelazados. En su rostro enigmático los ojos se abren reverentes y la sonrisa es un gesto casi imperceptible.
Pero son esos inocentes ojos color turquesa los que arrebatan el corazón de la hermana Verónica, envolviéndola en un calor absolutamente humano, mientras que en las frías paredes , pareciera extenderse un halo de luz que une la mirada del ángel con el azorado corazón de Verónica, que siente como su alma se regocija con una sensación cercana al éxtasis. Y se confiesa confusa sin poder darle nombre a su pecado, estrujando con angustia un papel que guarda dentro del bolsillo de su hábito…una imagen del ángel adorado que arrancó secretamente de una de las enciclopedias de la biblioteca y a la que noche tras noche aprieta contra su corazón.
Sabe que lo que siente es algo cercano a lo prohibido, al deseo de tocarlo, de acercarlo a su pecho y sentir esa piel. Por eso se cuela por los pasillos que conducen a la iglesia cada vez que encuentra un motivo para ir a rezar.
Corre agitada por las galerías, y se inclina reverencialmente ante el altar. Y como siempre, una y otra vez, se promete no volver a elevar sus ojos ni su corazón ante la inocente imagen que con una sonrisa la invita a romper constantemente su promesa, cuando esa mirada fija se clava en sus pupilas y en su alma desolada, sintiendo como su pecho se llena de calor, sus mejillas arreboladas arden de gozo y de vergüenza y sus uñas se clavan en la palma de sus manos haciéndola sentir un doloroso placer.
-“Perdona nuestros pecados, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores-“
“ Líbrame señor de todo mal, de toda tentación, por mi culpa, por mi culpa,”
 –“Ave María Purísima…” (No me mires, no quiero mirarte… Mírame por favor)
En la soledad de su cama, el temblor de su carne al mirar la figura que guarda entre sus vestiduras, la mantiene insomne hasta que por fin cae en el sopor de un sueño inquieto y febril, mientras comienza a iluminarse el cuarto al llegar el día.

                                                                  II

Todas las mañanas sale del convento con paso ligero, con el pan y las galletas que las monjas preparan para repartir entre los más necesitados que acuden a la asociación vecinal.
Camina presurosa sin mirar a nadie, concentrada en su reflexión, pero no puede evitar encontrarse con el mundo real, con lo que sucede tras los muros del convento, la gente, la calle, los negocios que reclaman con brillantes escaparates para que uno se detenga a mirar. Sobre todo el que ella mira fugazmente de reojo, y que promete una especie de eternidad, un “para siempre” que queda rondando como un eco en su cabeza.
Día tras día el corazón de Verónica late más de prisa cuando pasa por la puerta y es entonces cuando la idea comienza a crecer como una ligera pompa de jabón, casi como una voz celestial que responde a sus ruegos. Ha visto la puerta por donde puede entrar sin exponerse demasiado, y comprueba también que el interior no se ve desde la calle, protegido por unas persianas decorativas. Sólo unos dibujos adornan la puerta de entrada cruzados por un cartel que invita a atreverse.
Y hoy por fin va a entrar. La respuesta a su oración febril ha llegado, y en su mente los azules ojos angélicos brillan animándola a cumplir esa especie de pacto divino. Sabe que romperá un voto sagrado , pero en su éxtasis no puede sustraerse al deseo. Finalmente avanza con seguridad y abre la puerta.
Una vez dentro del local, despliega alisando nerviosamente con los dedos, la imagen arrugada que la acompaña siempre, la pone delante de los ojos del hombre que la mira con incredulidad y saca de su bolsillo un puñado de billetes que coloca sobre la mesa. Él entonces la acompaña por el pasillo hasta un pequeño cuarto iluminado por una lámpara dirigida hacia una camilla y le pide que se acueste mientras prepara lo necesario.
Verónica se sienta en el borde y abre con lentitud y cierto temor los botones de sus enaguas, enseñando la carne inmaculada de su pecho, como el corazón coronado de espinas del Señor, como una ofrenda sagrada.
Cuando el hombre vuelve a entrar, ella está ya preparada, con los ojos clavados en el techo, entregada al vértigo anticipado. Siente los dedos del hombre hurgar su piel, y entonces cierra los ojos cuando la aguja toca su pecho y el zumbido rompe el silencio de la habitación.
 –“Bendita tú eres entre todas las mujeres…”
–“Creo en la resurrección de la carne, la vida perdurable…”
 –“Perdona Señor mis pecados…no soy digna de recibirte”
 (Mírame por favor, no dejes de mirarme).
Y cuando todo acaba, se levanta despacio, acercándose al espejo. La imagen que ve es la de una virgen iluminada. Su secreto le hiere la piel y su pecho vibra por fin.
Abotonando rápidamente su túnica, sale del recinto, con el ángel tatuado para siempre en el pliegue interno de su pecho izquierdo.




58 comentarios:

  1. sos unica
    no te conocia este talento de escritora diferente me gusta me encanta tu versatilidad
    besos querida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mucha, he ido probando diferentes temas, formas,estilos,a ver con cual me podía identificar más.Te confieso que los relatos me cuestan mucho mucho,porque en general,solo tengo o el principio o un final! así que imaginate lo que cuesta escribir el núcleo! Gracias siempre por tu ánimo y tu cariño!

      Eliminar
  2. Mi querida amiga... Gracias infinitas... Fue uno de los primeros relatos que te leí... Me enamoré de él al igual que la hermana Verónica lo hizo del ángel... Ha sido un placer volver a leerlo... Volver a disfrutarlo como aquella vez... Con la respiración contenida y la expectación superlativa.

    Gracias mi Luni... Son esos amores platónicos que hacemos eternos en la piel y en el corazón.

    Un abrazo muy fuerte y apretado corazón mío ❤

    PD. No puedo dejar de leerlo 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohh! qué precioso esto que me dices! Gracias Auro querida! El otro día cuando me lo mencionaste, enseguida pensé en recuperarlo y traértelo! Creo que todos tenemos en algún rincón ese amor que quizás nunca se concretó pero nos dejó una huella indeleble, como un tatuaje!
      Un besazo lleno de cariño y admiración!

      Eliminar
  3. Un muy buen relato, que mantiene la atención hasta el final. Como dice Auro un amor platónico, con esa ingenuidad que lleva a materializarlo en una imagen y sentirlo cerca de la manera en que sea, pero cerca. A pesar de todo, a pesar incluso de ser indebido.

    Besos dulces y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dulce! has captado la esencia, esa ingenuidad de sentirlo como sea pero en ella! y sabiendo que es "pecado" marcar esa piel impoluta y virgen.
      Gracias de corazón!

      Eliminar
  4. Maravilloso relato donde nos mantienes pegados a la pantalla hasta el final. Me ha encantado querida Luna.

    Besos enormes y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias inmensas Rita! Me alegra haberte enganchado! Tuve mis dudas de si de alguna forma daba demasiadas pistas para que el final fuera previsible,pero,no! Por suerte llegaste totalmente sin saber cómo acabaría! Gracias miles! Un besazo!

      Eliminar
  5. ¡Dios bendito! Menudo final, nena, no me lo esperaba para nada. Una monja tatuada jaja esa es de las mías, si señor. Muy chulo, muy bien las descripciones, muy visual, muy tierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de las tuyas y de las mías! Gracias Angela! Como ya te dije, valoro muchísimo tu opinión, te he seguido la pista desde hace años,y admiro muchísimo tu capacidad como escritora,sobre todo de relatos! Gracias enormes! Besazos!

      Eliminar
  6. Gracias Luna, me has transportado a unos años atrás, sería algo muy largo de contar, pero me ha encantado el relato y toda la atmósfera que creaste. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahh Xan! de nada! ya sabes, ahora te toca a ti escribir la otra parte del relato! Muchísimas gracias de todo corazón!

      Eliminar
  7. Que bueno!!! Es genial. El final increible, no me lo esperaba. Tienes arte amiga. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahh! gracias! qué bueno que hayas llegado hasta el final,sin saber cual sería el desenlace! Tuve muchas dudas,pensando si no estaba dando demasiados datos!
      Gracias y un beso!

      Eliminar
  8. Qué maravilla de relato, mi querida luna. Buenísima narrativa, además de un trasfondo sublime.
    Tatuado a fuego candente allí donde sentirlo cerca e impregnada…

    Me encantó, preciosa. Un placer!!

    Bsoss y cariños enormes, y muy feliz inicio de semana 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gine, muchas gracias! Qué bueno que te haya gustado! Gracias por tus palabras! Y sí,creo que ella, encontró la única manera de "hacerlo suyo", imaginate la angustia y el deseo,todo mezclado!
      besazo gordo!

      Eliminar
  9. Mi dulce amiga.... un cuento que el lector se traspasa a la atmosfera oscura de los conventos.
    Se puede sentir la atomosfera de santidad de la capilla y se puede disfrutar de las dudas íntimas que acercan una mujer que necesita amar....
    Y por fin, el tatuaje hecha en fuego y pasión.... el amor se hizo forma de tatuaje.
    Lindo demás.... sensacional!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PDR! Gracias! Sabía que te gustaría, porque tú lees entre líneas.. sabía que te gustaría porque roza la sensualidad y el pecado,aunque sea un relato tan inocente!
      Gracias!

      Eliminar
    2. Como no puedo gustar de un cuento así...hecho con palabras mezcladas de pasión, lujuria, sensualidad y pecado?
      Agradezco poder leerte lunaroja!!!!!

      Eliminar
  10. Wuuauuuu pero qué relato tan fascinante, agradezco a Auroratris por jabértelo hecho traer, yo no lo conocía y me ha encantado leerlo y dusfrutarlo, y la verdad es que me ha mantenido casi sin pestañear hasta el final del relato.

    Genial!!!!!

    Besos enormes y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María! Qué linda!!! me alegro que lo hayas disfrutado! ya como digo antes,mi miedo es que el final fuera obvio,pero,aparentemente nadie se lo imaginó! BESAZOS BONITA!

      Eliminar
  11. Un relato muy bueno, Lunaroja, no me extraña que le encantara a Auroratris. Entran ganas de seguir leyendo más!!!
    Un placer leerte.
    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmela! Qué bueno verte por aquí! Muchísimas gracias! Me alegra que te haya gustado! Uf es lo mejor que me puedes decir!
      Besazos!!!!

      Eliminar
  12. Una maravilla de relato Ale, te sabes destacar , haciendo que el alma vuele hacia tus letras. Te han recomendado bien volver a postearlo, no lo conocía. Un beso de lunes

    ResponderEliminar
  13. Qué bueno que te gustara! Gracias Demi! Me alegra tanto verte por aquí. Otro beso de lunes!

    ResponderEliminar
  14. Me gustó y me sorprendió, no imaginé lo del tattoo en ningún momento. Me encanta tu faceta "relatos".

    Besotes enormes y tqm… smu@cksssssssssss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajjj "faceta relatos" me encantó! De eso se trataba de llegar al final y que nadie lo imaginara! Gracias Alma! tqm también!

      Eliminar
  15. ¡Magistral!

    Muy bien narrado. Y el tema..., creativo, natural!

    Abrazos, Ale.

    ResponderEliminar
  16. "Sabe que romperá un voto sagrado , pero en su éxtasis no puede sustraerse al deseo." ¡Sublime!
    Me ha encantado, lunaroja!
    Y ese final es de los que me gustan, de los que impactan a la par que te sacan la sonrisa!
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias Sad! Se trataba de eso, romper lo esperado, dar el giro que aún sabiendo que rompe el voto, su esencia es mucho más salvaje.
      Gracias!

      Eliminar
  17. ¡Qué final, Luna! o.O
    Se tatuó a su amor platónico,
    lo lleva en la piel, literalmente...

    Me alegra que lo hayas desempolvado, gracias a Auro por traerlo a tu memoria :)
    Besos, bonita....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias Ivel! Andaba en el cajón de los recuerdos,aqui en el Blog hace unos años... ahora intentaré recuperar algún otro mientras vuelven mis musas! Un besazo enorme!

      Eliminar
  18. Sabes que soy devota del Pecado y también del misticismo por lo que llegado al final has cubierto el círculo perfecto.
    yo hago memoria y tanto tu nombre como tu forma de escribir me suenan pero soy mala para determinar los momentos...
    Nada se debe dejar al olvido. El otro día leí que es bueno, volver a sacar cosas de nuestros inicios, no solo para ver cómo hemos ido evolucionando, sino para mostrar facetas que se han ido quedando tapadas.
    Muy bueno lo tuyo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mag! Qué precioso tu comentario! me ha encantado! Creo que tú escribes acerca del pecado con maestría, mi intento tiene algo mucho más ingenuo quizás. Te suena mi nombre? Yo en el único sitio donde publiqué cosas mías es en una página que se cerró hace algunos años que se llamaba GRUPOBUHO. Serías tú también miembro de ese espacio?
      Sabes que tienes razón en lo que dices, refrescar textos antiguos, ayuda a ver la evolución,y porqué no,valorar lo bueno que hayas ido dejando plasmado.
      Un besazo y mil gracias!

      Eliminar
  19. El deseo, como todas las cosas, contiene en su recorrido un sendero que se bifurca. Puede destrozarnos si elegimos mal, pero el verdadero voto sagrado es el de recorrerlo con lo que nos impone el lado sabio de nuestra naturaleza.
    Saludos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tenés Navegante, siempre es una elección no?
      Gracias por pasar! Un beso!

      Eliminar
  20. Y para siempre, el secreto grabado allí donde es secreto.

    Buen relato.

    Besos, lunaroja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! Donde de alguna forma, podrá tenerlo para siempre.
      Un besazo y gracias!

      Eliminar
  21. Querida Luna
    Me alegra volver a leerte después de la intensa campaña para publicar mi primer libro
    Pincha en este enlace↓
    Palabras nacidas de la espuma

    Espero seguir disfrutando de tus letras.
    Un cálido beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael! Muchas gracias por leerme!
      Ahora entro a ver el enlace!
      Un abrazo!

      Eliminar
  22. Me gusta como piensas y escribes me gustaria que en comentarios hicieras ver a esa mujer que cuando escribe tiene magia vida sexoy sentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que pasa? soy un poco parca cuando hago comentarios... por eso quizás parezcan algo insustanciales, digo lo primero que me viene a la cabeza de algo que me gusta, pero con tendencia a la brevedad, no sé por qué...

      Eliminar
  23. ¡Que preciosidad de relato! Luna roja tenías que ser.
    Me ha encantado leerlo, gracias.

    Te dejo un beso y mi estima.
    Feliz semana.



    ResponderEliminar
  24. Hola Marina! Muchísimas gracias por tu comentario! Qué linda eres! Gracias!!

    ResponderEliminar
  25. Hola, paso para agradecer tu huella, muy apreciada para mí.
    U beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho el final, inesperado e impactante. ¿Qué diantres iba a hacer la monja a ese cuchitril, por qué se descubre? Muy dulce y muy bien traído.
    Con la de arena te traigo la cal, tengo esa mala costumbre: la crítica. La primera parte del relato me ha parecido algo forzada. Ocurre así, a veces, cuando uno revisa mucho un texto. Pierde la naturalidad. Por ejemplo, oración, salmos, letanías y fervoroso son palabras cliché en lo religioso. Todo ese párrafo me parece un poco repetido.
    Un placer leerte, como otras veces. Siempre aprendo algo.
    Isma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ismael! Haces bien en traer la cal! ajaja! Releeré bien esa primera parte, porque es verdad que reviso el texto y llega un momento en que no me admite ni un cambio más.
      Un abrazo! Ahh el final creo que era lo único que tenía claro mientras lo escribía! Un abrazo.

      Eliminar
  27. ¡Un tatuaje! No se me hubiera ocurrido que fuese eso. Muy buen texto, te felicito.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Malquerida! Bienvenida a este sitio! Qué alegría leerte aqui.
      Gracias!
      Un besazo!

      Eliminar
  28. Una piacevole sorpresa tornare a leggerti, la tua storia mi è piaciuta molto. Un abbraccio carissima.

    ResponderEliminar
  29. Ciao Angeloblu! Tante grazie a te, per leggermi e lasciare sempre un messaggio tanto gentile!
    Abbraccio forte!

    ResponderEliminar
  30. Vaya vaya con este Angel!! Muy bueno amiga mia!

    ResponderEliminar